FIGURES I REGLES PER WARGAMES DELS SEGLES XVI I XVII

- Confiem amb Deu - digué el capità desprès de explicar les ordres.
- I amb els Dotze Apòstols - afegí un vell mosqueter, tocant els penjarolls de la seva bandolera plens de càrregues de pólvora pel seu mosquet.

viernes, 12 de noviembre de 2010

COMO MONTAR UNA CAMPAÑA PARA WARGAMES (3)

  Bueno, ahora ya tenemos nuestro mapa. Este deberá contener cierto número de poblaciones de varios tipos. Podremos colocarlas a nuestro albedrio, pero también deberemos tener en cuenta los puntos estratégicos, como la confluencia de dos rios, su desembocadura, incluso más adelante aún podemos situar poblaciones  en cruces de caminos o vados de río, buscar entradas de mar en tierra para colocar puertos, etc. Si necesitamos un método para colocar estos centros de población, podemos ayudarnos con un dado, para cualquier hexágono que esté con terreno abierto, por ejemplo. Una vez decidido en que hexágonos tendremos un punto de población, será necesario decidir que tipo de población situaremos en él, como por ejemplo, una gran ciudad, una ciudad pequeña, un pueblo, aldea, caserio, castillo o granja, además del número de habitantes que tendrá cada uno. Todo esto lo podremos decidir con la ayuda de dados o algun otro metodo, cartas u otro metodo aleatorio. Yo suelo utilizar los dados y la multipicación por una cantidad fija según el tipo de centro habitado que tenemos. Veamos, para decidir cuantos habitantes tendrá una aldea, multiplico el número salido de un lanzamiento del dado por diez, si es un pueblo el lanzamiento de dos dados por cien, una pequeña ciudad el lanzamiento de dos dados por mil y si es una gran ciudad el lanzamiento de un dado por diez mil. Si deseais tener un mundo más habitado se pueden aumentar los mulriplicadores. Esto podría ser un ejemplo, pero hay muchos métodos más.

  La siguiente cuestión con la que nos encontraremos será el dar nombre a todas nuestras creaciones, paises, montes, rios, ciudades, pueblos, etc. Pero aquí nuestra imaginación no tiene que verse limitada, podemos por ejemplo escribir al revés el nombre de lugares conocidos, cambiarles las letras, alternar silabas, o sin ningún tipo de problemas acudir a la literatura de fantasia y ficción que nos den una mano, o a otro idioma como alemán, latin, etc. Tambien es un buen recurso acudir a los colores, ejemplo: las Montañas Azules, río negro, y otros.

  Para tener terminado nuestro mapa solo nos faltará añadir las comunicaciones terrestres, es decir caminos, carreteras, ferrocarril, si lo hay, etc., también sus puentes, túneles y vados. Es común que en un país haya carreteras principales y carreteras secundarias, normalmente las carreteras principales unirán los principales centros de población, mientras que las secundarias quedarán para las poblaciones de segundo orden. Por mi parte suelo unir primero las poblaciones que son principales entre ellas, para luego pasar a la red secundaria, uniendo las poblaciones de segundo orden con las de primero y las de segundo con las de segundo más cercanas. Lo normal para estas comunicaciones es que vayan uniendo los centros habitados cerca de su recorrido, por ejemplo, una carretera principal que una a dos ciudades importantes, si en su trazado encuentra poblaciones menores a corta distancia, es común que dicha carretera pase por ellas. Las carreteras principales cuando pasan por un río tienen un puente, pero las de segundo no todas tienen puentes.

  Una vez concluido el sistema de comunicación terrestre ya tendremos nuestro mapa virtualmente completo y nuestra siguiente tarea será la de decidir que gentes habitan los paises que hemos inventado y acto seguido  con que tipos de tropas proveeran sus ejércitos. Según la variedad que nosostros querramos, pondremos diferentes pueblos o naciones en nuestros paises de ficción, como por ejemplo, vikingos, romanos, persas, etc. No hay límite, nosotros somos los que decidimos, bueno en realidad las que deciden son nuestras figuras que formarán los ejércitos que deberán enfrentarse en esta campaña, la verdad si tenemos unidades de la antiguedad, no hay límite en mezclarlas con unidades formadas con figuras napoleónicas o incluso de la Segunda Guerra Mundial, nosotros somos los que decidimos. En esta parte siempre he preferido no hacer una mescolanza de civilizaciones, como mis figuras son de época renacentista y van entre las guerras de Italia de principios del siglo XVI, a las de la Guerra Civil Inglesa de mediados del XVII, con algunas de finales del XVII principio del XVIII, las puedo utilizar casi sin problemas en lo que se refiere a reglas para combates y otros, si no es así deberemos tenerlo en cuenta a la hora de hacerlo.

  A partir de aquí ya empezaremos a construir nuestros ejércitos regulares para los paises que hemos inventado, pero eso será en la próxima entrega.

  Inspirado y basado en Setting up a Wargames Campaign de Tony Bath

No hay comentarios:

Publicar un comentario